• Sígueme en Linked In
  • Sígueme en Instagram
  • Sígueme en SlideShare
  • Suscribete

La pasión del vendedor

lunes, enero 11, 2016 // Por Javier Heredia // , , // 2 Comentarios


Sin pasión, difícilmente podremos lograr algo. La pasión es el eje central y el punto más vital para poder conseguir cualquier cosa que nos propongamos de manera exitosa.

La pasión (del verbo en latín, patior, que significa sufrir o sentir) es un sentimiento vehemente, capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón, como el amor, el odio, los celos o la ira. La pasión es una emoción definida como un sentimiento intenso y muy fuerte, que engloba el entusiasmo o deseo por algo.

Se dice que a una persona le apasiona algo cuando establece una fuerte afinidad, a diferencia del amor, que está más bien relacionado con el afecto y el apego, aunque se puede tener pasión y amor por algo a la misma vez.

El vendedor que no siente pasión por su profesión, vive sin esa emoción, siendo esa carencia un ingrediente clave, básico y fundamental en la motivación y autoestima del profesional de la venta.

Muchos de vosotros pensarán que por esta regla de tres hay que tener pasión por cualquier profesión que realicemos, si y no. Extrapolando este tema al mundo profesional, vamos a ver un ejemplo.

CAJERA DE SUPERMERCADO: Trabajo sistemático en el cual apenas influye la empatía con el cliente, ni los objetivos de venta, ni los impagos... Además, no le llueve, no pasa calor ni frío, no tiene que estar machacando su cerebro constantemente para ir llevando al día sus estrategias, pero además, cuando acaba su jornada, puede desconectar totalmente sin pensar más en su trabajo hasta la jornada siguiente. La cajera o cajero no nos va a argumentar ninguno de los productos que hemos comprado, tampoco va a cuestionar nuestra compra... es básico y sencillo. La persona que realiza este tipo de trabajo SI puede sentir pasión por su trabajo (por supuesto), pero no influye de una manera 100% directa en el desarrollo de sus competencias, simplemente le podrá servir esa pasión para no "quemarse" en un trabajo tan monótono.

VENDEDOR PROFESIONAL: Si un profesional de la venta trabaja como comercial sin sentir pasión por su trabajo... ni los resultados serán óptimos ni el desarrollo de sus competencias se realizará del todo bien. El vendedor del S. XXI, ya no es solo un vendedor, ahora somos gestores, administrativos, comerciales. Tres trabajos en uno, aunque podríamos añadir también "Camionero Jr" (por la cantidad de kilómetros que hacemos).

No conozco a nadie que se dedique a la venta y que laboralmente hablando "eche" 8 horas al día contadas de jornada laboral. Si en esto no interviene ese sentimiento llamado PASIÓN, más que un empleo, tienes un castigo. Los castigos son duros de llevar (a nadie les gusta). La venta no es un trabajo de reloj, la venta es un estilo de vida, una expresión.

Esa pasión del vendedor de la que quiero hablar, hace de batería de carga cuando sacamos esa fuerza interna para autoestimularnos y saber que tenemos que seguir adelante aún cuando no vendemos nada. Es muy duro levantarse cada día a 0€ convertirlos a la tarde en X€, ir sumando día a día y mes a mes para llegar a alcanzar nuestro objetivo, y cuando llega ese tan ansiado día 31 celebramos o lloramos la consecución del mismo, siendo al siguiente día 1 un nuevo mes y una nuevo reto que parte de 0€... y así durante los 12 meses del año... día a día, mes a mes y año a año...

La pasión en ventas, es la madre de la motivación haciendo también el papel de verdugo a todas las trabas, altibajos y malos momentos que vivimos cada día.

¿Se puede interpretar por lo que escribo, que por mi parte "no concibo un vendedor profesional que trabaje sin pasión"?, pues es CORRECTO. Siento si alguno de vosotros os dais por aludidos al leer este post, no es mi intención molestar a nadie, pero si es mi intención seguir luchando en pro de dignificar nuestra profesión una profesión no apta para todos.

Si te dedicas a la venta y maldices cada mañana cuando suena tu despertador, permiteme un consejo (aunque no me guste darlos), búscate otro empleo porque en esta travesía lo vas a pasar muy mal. La venta es un mundo aparte, un mundo que necesita de personas con garra, coraje, fuerza, empuje, ilusión, empeño y sobre todo valentía. Valentía para estar siempre solo (de cliente en cliente) afrontando y luchando por la consecución de tus objetivos y convertirlos en logros, empeño para luchar contra la cifra, ilusión por alcanzar tus metas, empuje como automotor diario y garra y coraje para luchar dando la mejor versión de tí permanentemente a todos tus clientes sin que tu competencia te haga daño...

Escribiendo este post he de reconocer que cada vez me he ido encendiendo más sin ver la forma de acabarlo porque es un tema que me da para muuuuucho, por lo que me gustaría poner fin al mismo con una frase de mi buen amigo @AdrianTroncosoR de "La Venta desde las Trincheras", y es que...
"Sin Ventas, NO hay paraiso"

*Existen personas que aún hoy día se cuestionan si el vendedor nace o se hace... DA IGUAL MIENTRAS LO HAGA CON PASIÓN!!!

_@jheredia_

2 comentarios:

  1. Bastante de acuerdo Javier, a pesar de que casi me han entrado ganas de llorar por la "entrañable" dureza de tus palabras y las ideas que representan. Poco a poco hay que ir profesionalizando el trabajo de vender y sobre todo adaptarlo a cada momento que nos lleva, como en cualquier trabajo verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es ageldelmu!. Muchas gracias por dejar tu comentario. Saludos!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario!