• Sígueme en Linked In
  • Sígueme en Instagram
  • Sígueme en SlideShare
  • Suscribete

Vendedores encasillados. ¿Somos o no somos profesionales?

domingo, septiembre 29, 2013 // Por Javier Heredia // , , , , , , // No existen comentarios


Siempre me preocupó la idea de encasillarme en algún mercado, de ahí, mi "culo inquieto" veinteañero que deambuló por varias compañías multinacionales y distintos sectores. Sin embargo, aún con tantas bajas voluntarias presentadas siempre salí por la puerta grande de todas las empresas, y por que no decirlo!; Siempre llorando de emoción (como dice un tema de Lokillo; Los hombres también lloran), emoción por dejar un amor, una familia con la que vivía, compartía y sentía... pero, también un estudiante deja a su familia para estudiar en la universidad y se traslada a miles o cientos de kilómetros para proyectar su carrera. Para mi era el mismo símil.

Aún hoy día, sigo manteniendo contacto con todas y cada una de ellas. Cuando me iba, mis tareas estaban hechas y siempre con crecimientos y con aprobados de sobresaliente.

Durante esa etapa "veinteañera", trabajé en sectores que nada tenían que ver uno con el otro; comunicaciones, retail, industrial... hasta conseguir llegar a la visita médica y la venta en farmacias. Durante esta etapa, no solo aprendí a moverme en distintos escenarios y a manejar diversidad de productos, tambien y de manera paralela conseguí sacar mis estudios de técnico superior en gestión comercial y marketing.

Muchas veces me han realizado la pregunta de; ¿Por qué has cambiado tanto de trabajo?, mi respuesta siempre ha sido la misma; conocer mercados, aumentar mis competencias y probarme constantemente a mi mismo si era VENDEDOR PROFESIONAL y si ese era mi futuro, a la vez que proyectaba nuevas fases en mi carrera laboral.

Un día mi abuela me dio uno de los mejores consejos el cual quedó grabado en mi mente; "Tu vida es tuya. Tu madre y dios te la han dado para que la gastes en lo que quieras. No la derroches, tampoco la mal utilices, pero no dejes que te la manipulen, VIVELA y DIRIGETELA TU!"... 

Como ya comente en otro post, la venta es el amor de mi vida. La conocí con 18 años y como adolescente que era, tenía claro que al igual que ocurre con las parejas, quería y necesitaba conocer y probar. Esto a cierta edad, es de locos, ¿Pero con 18 años? es lo más normal y pienso que inteligente. 

Tan sólo una vez cambié por dinero, el resto de cambios los hice por ilusión, por ampliar mi carrera, potenciar mi trayectoria. Buscaba dificultades que me nutrieran y me enseñarán desde la universidad más antigua del mundo; LA CALLE

Sé que esto a muchas compañías les podría molestar, pero también sé que cuando una compañía despide a alguien, en la mayoría de los casos no les tiembla el pulso, así que que mejor que hacer con tu vida lo que quieras o estimes oportuno sin crear lazos eternos a cambio de tu esclavitud laboral.

Existen vendedores encasillados, compañeros con los que he vivido y trabajado en diferentes empresas, que ahora con el panorama crítico laboral que vivimos, se encuentran con la dificultad de ser "VENDEDORES DE..." y no encuentran la oportunidad de ser fichados por otros sectores.

¿Donde veo el error? En los dptos de RRHH, consultoras, researchs... Ya no importa lo que fuistes, ahora sólo cuentan tus últimos 3/5 años.... Esto es un grave error, y en su consecuencia están colaborando al "derroche del talento". Identificar por competencias no es lo único para evaluar a un candidato, existe un pasado, un pasado para muchos gloriosos... (expertos de los RRHH, medítenlo).

En mi caso siempre tuve claro que quería jugar en todos los terrenos posibles, quería vivir una etapa de cambios, de nuevos proyectos. Etapas que me enseñasen nuevas metodologías y formas de trabajo, adaptarme a nuevos sistemas y organizaciones en lo que a filosofías y políticas internas se refiere. Siempre busque ser el más torpe y rodearme de los mejores.

Para mi, esto ha sido el camino para tocar la gloria, la gloria del vendedor. Una gloria que llega cuando no temes a ningún mercado, a ningún producto. Una gloria que llega tras alcanzar tus objetivos en la máxime de su consecución, cuando tus incentivos llegan a la nómina constantemente, cuando tus clientes te aprecian y te necesitan, cuando saltas de la cama cada mañana para vestirte y no disfrazarte como hacen algunos, una gloria con un sabor dulce, un sabor llamado éxito.

¿Qué busco ahora?, hace un tiempo, tras mucho buscar, encontré el difícil, oculto y largo camino que lleva hacia la excelencia. Es duro, difícil, controvertido, e incluso tiene tramos en los que hay que quitarse el traje y calzarse las botas de montaña. La mediocridad permanece inmóvil en cada curva del camino-, pero estoy convencido y creo en mi, sobre todo en MI RAZA; La de vendedor.

PD.-este post puede parecer algo presuntuoso o egocéntrico, no es así, (aunque puedes pensarlo si quieres). 

Este post lo escribo desde el corazón, con mi porción de víscera comercial, no obstante y como dice el refrán: "Tampoco tengo abuela"

_@jheredia_


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario!