• Sígueme en Linked In
  • Sígueme en Instagram
  • Sígueme en SlideShare
  • Suscribete

La amistad en el trabajo. ¿Amigos o compañeros?

sábado, junio 15, 2013 // Por Javier Heredia // 2 Comentarios

Para muchas personas, el trabajo es una buena fuente para conseguir amigos, sin embargo, hay que ser cuidadoso a la hora de elegirlos en un lugar tan delicado como es nuestra fuente de ingresos.

Tener amigos en el trabajo definitivamente puede hacer que disfrutemos más del mismo, incluso mejorar nuestro rendimiento. Hacer un amigo en el trabajo puede llenar nuestras necesidades emocionales, no obstante hay que ser precavido y saber distinguir entre tener un amigo y un “compañero afable”.

Hacerte amigo de una persona con malas intenciones puede llevar incluso a que pierdas tu empleo. Así que, ¿cómo puedes mantener una distancia apropiada sin ser insensible?

Establece tus límites:

No importa cuán “confiable” pienses que tu amigo del trabajo pueda llegar a ser, deberás jugar en un terreno seguro cuando se trate de contar detalles íntimos o información confidencial de la empresa que sólo tú manejas. Salir con tus compañeros de trabajo a tomar algo tras la jornada laboral, ser demasiado compinche o amistoso con tus compañeros puede llegar a amenazar tu trabajo.

Cristina Ranzi, especialista en psicología de recursos humanos dice: “Tener un buen compañero en el trabajo puede ser una oportunidad inmejorable para tener un buen balance entre el trabajo y la amistad, sin embargo puede llegar a generar discrepancias si son amigos muy íntimos, por ejemplo, el jefe y su subordinado. Es necesario, en casos como este, saber dibujar una línea que separa los compromisos de las relaciones personales”.

Por experiencias cercanas a mi y otras vividas en primera persona, concluyo en que a veces puede aparecer una "supuesta amistad", por la cual nos entregamos, pero a posteriori, resulta ser una manipulación sin escrúpulos, para llegar a obtener beneficios o resultados, utilizando la amistad como base de una visión desconocida, siendo esta, parte de la misión de una estrategia que busca un fin desconocido para nosotros, pero siendo a la vez el claro objetivo de ese supuesto amigo al cual te entregastes, y sólo pretendió utilizarte.

Es aconsejable marcar ciertas distancias entre compañeros, sobre todo si la relación de amistad se vincula entre un jefe y un subordinado: Guarda tu vida personal y no critiques a otro compañero.

Por mucho que tú te creas el ojito derecho de tu jefe, nunca caigas en el gran error de criticar a otro compañero de trabajo, porque esto causa una pésima imagen de ti, y a su vez, nunca se sabe si tus comentarios puedan llegar a ser manipulados. Por ultimo, piensa siempre que tu jefe es tu jefe y aunque sea el quien quiere ofrecerte su amistad y confianza, quédate con la confianza y aguarda la amistad. Al igual que un cliente nunca jamás puede ser tu amigo, tampoco tu jefe debe serlo. No podemos confundir amistad con "una estrecha y cordial relación", que también puede ser profunda, sin que haya que llamarla amistad.

El concepto "AMISTAD", es tán profundo y complicado, que no todo el mundo es capaz de asumir ciertos valores mínimos que exige dicho vínculo para llevarlo con calidad y bienestar.

La amistad no es algo que este al alcance de cualquiera, se necesita tener principios y valores para poder asumir el reto de poder desarrollar este concepto y de manera recíproca, saber transmitir y recibir.

2 comentarios:

  1. JAVIER MOLINA16/7/14 21:18

    GRANDES PALABRAS JAVIER!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Javier, compañero!!!. Un abrazo de Cádiz a Granada!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario!